En las calles es muy común encontrar carteles promocionales en los que se ofrecen servicios esotéricos y de hechicería con el fin de comunicarse con los muertos o atraer a una persona amada y mantenerla atada por medio de la brujería. Pero ¿Son estos rituales realmente mágicos o en cambio se trata de un complejo y exitoso negocio?

Son miles las personas que recurren a este tipo de servicios. Las razones pueden ser muchas: Temas de amor, prosperidad, salud, conectarse con un ser querido en el más allá, procurar el mal de alguien, conocer el futuro, etc. Motivos hay muchos, y brujas dispuestas a cumplir estos deseos también. La necesidad y los deseos llevan a una gran cantidad de colombianos a dar su dinero, sin importar cuanto sea.

Por eso, Andrea Ramos, periodista de Testigo Directo, se dio a la tarea de visitar varios sitios en donde se hace este tipo de trabajos. Con cámaras ocultas llegó a locales en los sectores de Galerías, Restrepo y Chapinero. En cada sitio contó una historia diferente, falsa, procurando la ayuda de los brujos.

‘No creo en las brujas, pero de que las hay, las hay’, dice un dicho popular. Muchos hechizeros ofrecen traer de vuelta a esa persona que tanto ama, hacerle mal a un enemigo, y garantizarle buena fortuna. Pero primero usted deberá pagar por una consulta.

Los precios de las consultas varían entre los 30.000 y 50.000 pesos. En las tres en las que estuvo la periodista le dijeron cosas muy similares, pese a que las historias que contó eran diferentes y falsas. Todos los brujos afirmaron que la supuesta expareja de Ramos estaba con otra persona. Incluso algunos se atrevieron a describirla.

Seguir leyendo  http://www.kienyke.com/historias/el-lucraivo-negocio-de-la-brujas/